Search

3 arrestados, incluido camionero, en muertes de migrantes en San Antonio


ANTONIO — El conductor del camión con remolque donde al menos 51 migrantes fueron encontrados muertos en Texas supuestamente estaba drogado con metanfetamina cuando lo atraparon, informan las autoridades de Texas.


Homero Zamorano, de 45 años, fue arrestado en un campo cercano después de que supuestamente abandonó el lunes el camión de 18 ruedas con decenas de migrantes escondidos en la parte trasera en un área desolada en San Antonio.


“Estaba muy drogado con metanfetamina cuando lo arrestaron cerca y tuvo que ser llevado al hospital”, dijo un oficial de la ley al San Antonio Express News.


Se han encontrado víctimas sin ningún documento de identificación y, en un caso, con una identificación robada.


Las aldeas remotas carecen de servicio telefónico para comunicarse con los familiares y determinar el paradero de los migrantes desaparecidos. Los datos de huellas dactilares deben ser compartidos y combinados por diferentes gobiernos.


Para el martes por la tarde, los médicos forenses habían identificado potencialmente a 34 de las víctimas, dijo la comisionada del condado de Bexar, Rebeca Clay-Flores, quien representa al distrito donde se abandonó el camión. Esas identidades aún no se confirmaron a la espera de pasos adicionales, como las huellas dactilares, y lo describió como un desafío sin un cronograma sobre cuándo podría terminar el proceso.


“Es un proceso tedioso, tedioso, triste y difícil”, dijo.


Los cuerpos fueron descubiertos el lunes por la tarde en las afueras de San Antonio en lo que se cree que es el episodio de contrabando más mortífero del país en la frontera entre Estados Unidos y México. Más de una docena de personas fueron trasladadas a hospitales, incluidos cuatro niños. Tres personas han sido detenidas.


La tragedia ocurrió en un momento en que un gran número de inmigrantes ha estado llegando a los EE. UU., muchos de ellos asumiendo riesgos peligrosos para cruzar ríos y canales rápidos y paisajes desérticos abrasadores. Los migrantes fueron detenidos casi 240.000 veces en mayo, un tercio más que hace un año.


Con poca información sobre las víctimas, las familias desesperadas de migrantes de México y América Central buscaban desesperadamente noticias de sus seres queridos.


Entre los muertos, se cree que 27 son de origen mexicano según los documentos que portaban, según Rubén Minutti, el cónsul general de México en San Antonio. Varios sobrevivientes estaban en estado crítico con lesiones como daño cerebral y hemorragia interna, dijo. Unas 30 personas se comunicaron con el Consulado de México en busca de sus seres queridos, dijeron las autoridades.


El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala dijo el martes por la noche que había confirmado dos guatemaltecos hospitalizados y estaba trabajando para identificar a tres posibles guatemaltecos entre los muertos. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras dijo que estaba trabajando para confirmar las identidades de cuatro personas que murieron en el camión y llevaban documentos hondureños.


Eva Ferrufino, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras, dijo que su agencia está trabajando con el consulado de Honduras en el sur de Texas para comparar nombres y huellas dactilares y completar identificaciones.


El proceso es laborioso porque entre las trampas se encuentran los documentos falsos o robados.


El secretario de Relaciones Exteriores de México identificó el martes a dos personas que fueron hospitalizadas en San Antonio el martes por la mañana. Pero resultó que una de las tarjetas de identificación que compartió en Twitter había sido robada el año pasado en el sureño estado de Chiapas.


Haneydi Antonio Guzmán, de 23 años, estaba sana y salva en una comunidad montañosa a más de 1,300 millas de San Antonio el martes cuando comenzó a recibir mensajes de familiares y amigos. Allí no hay señal de teléfono, pero tiene acceso a Internet.


Los periodistas comenzaron a aparecer en la casa de sus padres en Escuintla, la dirección que figura en su identificación que fue robada y encontrada en la camioneta, esperando encontrar a sus familiares preocupados.


“Esa soy yo en la identificación, pero no soy la persona que estaba en el tráiler y dicen que está hospitalizada”, dijo.


“Mis familiares me estaban contactando preocupados, preguntándome dónde estaba”, dijo Antonio Guzmán. “Les dije que estaba bien, que estaba en mi casa y lo aclaré por (página de Facebook)”.


El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, borró el tuit original que la identificaba sin más comentarios. La otra víctima hospitalizada que Ebrard identificó el martes resultó ser precisa.


En el sureño estado mexicano de Oaxaca, funcionarios municipales de San Miguel Huautla viajaban el martes por la noche a la comunidad de José Luis Guzmán Vásquez, de 32 años, para saber si su madre quería viajar a San Antonio para estar con él en el hospital. .


Manuel Velasco López, secretario municipal de San Miguel Huautla, dijo que otro primo había estado viajando con Guzmán Vásquez y ahora se le da por desaparecido.


Otro primo, Alejandro López, dijo a Milenio televisión que su familia trabajaba en la agricultura y la construcción y que migraron porque “no tenemos nada más que tejer sombreros, palmas y artesanías”.


“Cultivar maíz, trigo y frijol es lo que hacemos en esta región y eso lleva a que mucha de nuestra gente emigre y se vaya a Estados Unidos”, dijo.


Miguel Barbosa, el gobernador del estado vecino de Puebla, inició una carrera por obtener información en el pueblo de Izúcar de Matamoros el martes cuando dijo públicamente que dos de los muertos procedían de allí.


En la ciudad con gran cantidad de inmigrantes, todos se preguntaban si sus amigos o vecinos estaban entre los muertos encontrados en el camión de carga en Texas. Abundaban los rumores, pero el gobierno de la ciudad dijo que no se habían confirmado muertos en Izúcar.


Pero ir a los Estados Unidos es una tradición tal que la mayoría de los jóvenes aquí al menos lo consideran.


“Todos los jóvenes comienzan a pensar en irse (a los EE. UU.) tan pronto como cumplen 18 años”, dijo el activista migrante Carmelo Castañeda, quien trabaja con la organización sin fines de lucro Casa del Migrante. “Si no hay más visas, nuestra gente va a seguir muriendo”.


Los migrantes suelen pagar entre $8,000 y $10,000 para que los lleven al otro lado de la frontera y los carguen en un camión con remolque y los lleven a San Antonio, donde se trasladan a vehículos más pequeños para sus destinos finales en los Estados Unidos, dijo Craig Larrabee, agente especial interino a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional en San Antonio.


Las condiciones varían ampliamente, incluida la cantidad de agua que obtienen los pasajeros y si se les permite llevar teléfonos celulares, dijo Larrabee.


Las autoridades creen que el camión descubierto el lunes tenía problemas mecánicos cuando lo dejaron junto a una vía férrea en un área de San Antonio rodeada de desguaces de automóviles que rozan una autopista concurrida, dijo el juez del condado de Bexar, Nelson Wolff.


San Antonio ha sido un escenario recurrente de tragedia y desesperación en los últimos años que involucra a migrantes en semirremolques.


Diez migrantes murieron en 2017 luego de quedar atrapados dentro de un camión estacionado en un Walmart de San Antonio. En 2003, los cuerpos de 19 migrantes fueron encontrados en un camión sofocante al sureste de la ciudad. Más de 50 migrantes fueron encontrados vivos en un tráiler en 2018, conducido por un hombre que dijo que le pagarían $3,000 y fue sentenciado a más de cinco años de prisión.


Han ocurrido otras tragedias antes de que los inmigrantes llegaran a Estados Unidos. En diciembre, más de 50 personas murieron cuando un camión volcó en una carretera en el sur de México. En octubre, las autoridades mexicanas informaron haber encontrado a 652 migrantes hacinados en seis remolques detenidos en un puesto de control militar cerca de la frontera.


Durante una vigilia realizada el martes por la noche bajo la lluvia en un parque de San Antonio, muchas de las más de 50 personas que asistieron expresaron tristeza, frustración e ira por las muertes y lo que describieron como un sistema de inmigración que no funciona.


De vuelta en Puebla, el agricultor Juan Sánchez Carrillo, de 45 años, se asustó cuando escuchó la noticia de las muertes en Texas.


Él mismo escapó por poco de la muerte, cuando él y sus amigos escaparon de los cuatreros migrantes que dormitaban en las montañas cerca de Otay Mesa, cerca de San Diego. Los delincuentes, que Sánchez Carrillo cree que estaban confabulados con los contrabandistas que lo trajeron al otro lado de la frontera, apuntaron con sus rifles al grupo de 35 migrantes y amenazaron con matarlos a menos que obtuvieran $1,000 cada uno.


“Para el contrabando

14 views0 comments